Finalidad de los protocolos de seguridad en las instalaciones deportivas

on

Los estadios y cualquier otro recinto que involucre la realización de actividades deportivas, no se encuentran excluidos de que eventos adversos puedan ocurrir, lo que ha originado que haya sistemas de seguridad diversos.

Desde vigilantes con detectores de armamento, hasta vigilancia por cámaras de seguridad, son muy eficientes a la hora de prevenir incidentes y hasta dar con el paradero de los delincuentes que buscan la manera de colarse en estos espacios.

Pero, pese a que este tipo de medidas se toman para cumplir con unas necesidades de seguridad básicas, hay una múltiple variedad de eventos que en la medida que ocurren, permiten reforzar el nivel de seguridad.

Son los eventos adversos los que permitirán que las medidas de seguridad en los espacios se incrementen, y ejemplo de ello son los ataques terroristas que se han perpetrado en los últimos años.

Cuando acudimos a un estadio a observar un partido de futbol, se supone que vamos a pasar un rato diferente, y lo mínimo que pueden hacer los encargados de estas instituciones, es invitarnos a que pasemos momentos amenos e inolvidables.

Atentados terroristas

Los estadios son espacios que mayormente son atacados a través de estos incidentes, y las razones que motivan a los terroristas a fraguar estos planes son desconocidas, más allá de que exista algún desacuerdo político o religioso.

En todo caso, se trata de preservar a las multitudes que asisten a un evento de cualquier índole, ya sea deportivo o algún concierto que reúna la misma o mayor cantidad de espectadores.

Digamos que la instalación de cámaras de seguridad ha sido bastante eficiente en estos casos, sobre todo si existen antecedentes de que hay grupos extremistas que planeen atentar contra la población.

Las cámaras por supuesto ayudan a divisar la presencia enemiga, así como detectar lugares puntuales donde ocurra la explosión de bombas. Cerrajeros u otros expertos en seguridad se encargan de instalar estos circuitos de vigilancia.

Fanáticos poco amistosos

Hemos visto de forma presencial y a través de la TV, como hay fanáticos que pueden llevar al terreno de lo personal, algo que debería considerarse divertido en un juego de futbol u otra disciplina.

El racismo y la poca tolerancia a fanáticos de un equipo archirrival ha permitido que, hasta los objetos más absurdos se encuentren prohibidos de ingresar a los estadios.

Esto es posible gracias a la vigilancia, que tiene como facultad la revisión de los fanáticos antes de ingresar a las instalaciones deportivas, evitando el ingreso de armamento y otros objetos contundentes.

Robos dentro del estadio

Digamos que esto es más difícil de observar, ya que implementar medidas de seguridad que regulen las actividades de fanáticos poco amistosos y los atentados terroristas, son suficientes para frustrar cualquier robo dentro del estadio.

Sin embargo, quienes se encargan de la vendimia de refrigerios en el estadio deben recurrir a la cerrajería Eixample para proteger los alimentos que allí se encuentran, pues no falta quien desea hacerse con un hot dog o una bebida gaseosa de forma ilegal.